Categorias

Relatos Eróticos

Lo más buscado

Ultimas fotos

Photo
Enviada por sementalx

Photo
Enviada por Dulces.placeres

Photo
Enviada por keta


SALVADOR Y CORINNE

Click to this video!
dulces.placeres Relato enviado por : dulces.placeres el 22/10/2017. Lecturas: 664

etiquetas relato SALVADOR Y CORINNE Trios .
Descargar en pdf Descarga el relato en pdf
Resumen
Todo comenzó ese día que Lidia llamó a mi celular, mi vieja amiga y compañera de estudios, con quien si bien no nos veíamos muy seguido nos manteníamos en contacto por las redes sociales, ella sabía que no venía muy bien económicamente, estaba sin trabajo ganándome unos pesos para pasar el día a día


Relato
SALVADOR Y CORINNE

Todo comenzó ese día que Lidia llamó a mi celular, mi vieja amiga y compañera de estudios, con quien si bien no nos veíamos muy seguido nos manteníamos en contacto por las redes sociales, ella sabía que no venía muy bien económicamente, estaba sin trabajo ganándome unos pesos para pasar el día a día.
Años atrás Lidia y yo habíamos estudiado nutrición, ella trabajaba en un gimnasio de la zona, controlaba la parte alimentaria de las chicas y chicos que cuidaban sus físicos, preparaba también las dietas y todas esas cosas afines al tema.
Me llamaba porque ella presentaba la renuncia, había conseguido algo mejor y con más perspectivas a futuro en una clínica céntrica, su puesto quedaba vacante y le habían solicitado recomendar alguien de confianza, mi amiga sabía de mis capacidades y necesidades, así que fui la primera y única en su mente.

Así me comentó de Salvador, el dueño y Corinne, su esposa de ascendencia francesa, Lidia me había aconsejado que me llevara especialmente bien con la mujer, ya que a la sombra de su esposo era la que realmente tomaba todas las decisiones.
Al conocerlos, mi primera reacción fue de envidia, Salvador era un tipo alto y exageradamente musculoso, un físico espectacular, de rostro muy bonito, pequeña nariz y anchos pómulos, barba candado y grandes patillas, su cabello castaño con evidente decoloración caía hasta sus hombros, tenía una sonrisa que parecía muy franca, era el que hablaba, gesticulaba y dirigía la situación.
Corinne, al fondo, en segundo plano, fumaba en silencio, de rostro oval y cabello negro corto apenas pasando sus orejas, de nariz prominente, tenía un físico privilegiado, sin ser grotesco se hacía evidente que practicaba pesas, apenas vestida con un short y un top resaltando sus grandes pechos, su vientre plano como una tabla y los músculos trabajados de sus piernas.

Pactado detalles de horarios, paga, objetivos y demás cosas comencé a trabajar en el gimnasio, con el tiempo los iría conociendo, realmente hacían un culto de su físico, parecían tal para cual, y sin proponérmelo me fui encantando con Salvador, con su forma de ser, con su sonrisa, con su paciencia, con su belleza e inconscientemente a la vez me fui distanciando de Corinne, una mujer apática de agrio carácter. Pero siempre recordaba lo que mi amiga me había aconsejado y que percibí en carne propia, ella era quien daba las órdenes.
Y la convivencia del día a día hizo que poco a poco confundiéramos trabajo con confianza, luego confianza con amistad y por último amistad con sexo…

Ya había conocido la casa del matrimonio, me habían invitado algunas veces a pasar la tarde y hasta a cenar, pero esa tarde sería diferente, mi atracción hacia Salvador se hacía más que evidente, Corinne ya me miraba diferente, ella era mujer y se daba cuenta que coqueteaba a su esposo.
El pretexto fue que querían discutir algunos cambios en el gimnasio y querían que participara en la discusión. Tomé un taxi, el frío de invierno estaba imposible, apenas un par de grados de temperatura, me abrigué bien pero al poco tiempo tiritaba de frío, sentí mis pies, mis manos, mis glúteos y mi nariz helarse.
Salvador me recibió, fue impactante la diferencia de temperatura, la calefacción estaba tan alta que la habitación parecía el mismo infierno, me dijo:

Mujer… te estás congelando! pasa, pasa…

Me abrazó un poco para cobijarme, para pasar ese primer momento, para que me acostumbrara. Mientras me aclimataba y poco a poco iba dejando mis prendas de lado, me detuve en su perfección, estaba con el torso desnudo, perfectamente depilado, con un amplio pantalón de bambula blanco que dejaba notar un sugerente paquete. Corinne apareció poco después luciendo un ajustado top negro y un pequeño short de licra, sus piernas musculadas lucían magníficas, sus ojos delineados en negro y sus labios pintados del mismo color le daban un toque muy dark.
Trajeron una cerveza, empezamos a beber, pronto noté que el tema del gimnasio había pasado a un segundo plano y no sé por qué motivo estábamos hablando de nosotros mismos, de nuestros gustos.

Él se había sentado a mi izquierda, ella a mi derecha, en algún punto me sentí intimidada, ella insistía para que bebiera más y más cerveza, a pesar de mis negativas, además fumaba alguna rara hierva que olía dulzona, poco a poco fui cediendo ante el alcohol y el humo del ambiente que ingresaba a mis pulmones, de pronto ella me preguntó directamente, sin vueltas:

Zorra, quieres tirarte a mi marido… crees que no lo noté?

Solo reía por el estado en que me encontraba, nos levantamos, me condujeron entonces al dormitorio, mi estado no me permitía poner demasiada resistencia, pero tampoco deseaba hacerlo, me recostaron boca arriba, sacaron unas esposas, ajustaron mis brazos hacia atrás, a los barrales de la cama, quedé peligrosamente indefensa, sacaron mis zapatillas, mi pantalón, mi culote, desabrocharon la camisa y soltaron el sostén, en segundos estaba completamente desnuda.
Salvador tomó otro juego de esposas y se lo colocó en sus muñecas, levantó los brazos y permitió que ella las ajustara en el barral del cortinado que estaba a poco más de un metro de la cama, quedando frente a mi vista.
Corinne se puso unos delicados guantes negros, fue sobre su esposo, ambos me miraban, yo los miraba, comenzó a acariciar el pantalón donde su bulto se hacía más y más grande, se arrodilló mordiendo sus labios en forma pecaminosa, al fin bajó los pantalones para desnudarlo, tenía una pija enorme! que locura, nunca había visto nada así, absolutamente depilada…

Lo masturbó suavemente con una mano, empezó a chupársela, suavemente, lentamente, apenas si cabía la mitad del largor en su boca, sacaba su lengua entre sus labios negros y como una serpiente zigzagueaba en su rosado glande, la tomaba y con fuerza la azotaba contra su rostro, el permanecía de pie, inmóvil, disfrutando, sus músculos se tensionaban y se marcaban, Corinne se aseguraba de que yo pudiera ver todo con lujo de detalle, de pronto me preguntó:

Puta, quieres probar un poco?

Pero no podía hacerlo, salvo que ella liberara las esposas de alguno de los dos, cosa que parecía no estar dispuesta a hacer.
Entonces vino a mi lado, recostándose a mi derecha, olvidándose de su esposo, mirándome directamente a los ojos, comenzó a acariciarme el cabello

Eres muy bonita, sabes?

Me hablaba tan cerca que podía sentir su aliento a hierbas y cerveza, me puse tensa y nerviosa, no podía mover mis manos, acarició mi cuello, bajó un poco más, la seda de sus guantes llegaron a mis pechos, una en cada uno, aspiré aire resignada, Corinne se detuvo varios minutos masajeando mis tetas, apretando mis pezones, rodeándolas, prisioneras entre sus manos, no podía asumir que otra mujer me estuviera dando placer, me negaba a hacerlo, pero la electricidad partía de mis excitados pezones a todo mi cuerpo, llegando a mi clítoris, sentía mojarme, ahora él era espectador de lujo, con su verga dura y expectante.
Ella iría por más, una de sus manos comenzó a bajar, sabía dónde iba y supliqué como una niña:

No, no, por favor, no…

Pero mis palabras eran apenas un susurro casi imperceptible, mi respiración se hizo más profunda, mis ojos se cerraron, sus dedos acariciaban mi vagina, mis gordos labios, sus dedos aprisionaron mi clítoris, comenzó a masturbarme, como yo misma lo hacía, como solo una mujer sabe hacerlo, sentí el calor subir a mis mejillas, supe que no iba a parar por más que lo pidiese, siguió, y siguió, apreté mis puños, tensé mis músculos, comencé a gemir como una perra en celos, aún me negaba en susurros cuando exploté como un torbellino incontrolable…

Aún sentía espasmos en todo el cuerpo cuando abrí los ojos, ella reía a mi lado, apretando mi mandíbula entre sus dedos preguntó:

Te gustó?

No me animé a responder, que decir… reconocer que me había encantado era de alguna manera asumir una relación lésbica y eso no estaba en mis planes, ella siguió:

Te toca descansar un poco, te parece?

Entonces fue sobre Salvador para liberarlo de su cautiverio, ella entonces sacó su pequeño short quedándose desnuda de la cintura hacia abajo, dejándome notar que también estaba completamente depilada, volvió a mi lado, se acomodó en cuatro patas dejando su cola a contra mi lado, sumisa con sus rodillas juntas, sus nalgas mostraban una endiablada musculatura desprovista de cualquier celulitis, su gordo sexo escapaba entre sus apretadas piernas, entonces el tomo una crema y comenzó a untar su esfínter preguntando:

Ahí lo quieres? ahí?

Entonces el pasó una pierna a cada lado mientras ella abría sus cachetes con sus manos, la verga dura de Salvador fue bajando, hasta apoyar en el anillo marrón de su esposa, a pesar del exagerado grosor noté que entró en el culo de Corinne con suma facilidad, evidentemente ella era una maldita perra que adoraba que le hagan la cola y estaba muy bien adiestrada.
Fui espectadora de lujo, a pocos centímetros de mi cara tuve un show en vivo de sexo anal, la verga enorme de Salvador apenas entraba por la mitad, Corinne gritaba en cada embate y creo que por primera vez la sentía como una mujer normal, con sentimientos…
El sexo anal no era de mi agrado, pero no tenía inconvenientes con quien deseara practicarlo, me sentía mojar con solo observar como esas dos personas gozaban siendo uno…

Cuando el culo de Corinne estuvo lo suficientemente dilatado como para no querer más, interrumpió el acto y me dijo:

Es hora de cambiar!

Volvió hacia mí para al fin liberar las esposas que me unían a la cama, mi lugar fue tomado entonces por Salvador quien se dejó esposarse mansamente, ella, tomando el mando volvió a decirme:

A ver perra, lo quieres? quieres a mi marido? lo deseas? bueno, ahí lo tienes, te lo entrego, haz lo que quieras con él, ahora descansaré yo…

Corinne dejó el cuarto y por primera vez estaba sola con ese hombre, era cierto, estaba atado a la cama y a mi entera disposición, para satisfacer mis instintos, era demasiado fácil para ser real, Salvador tomaría la palabra por primera vez:

Vamos nena, quiero sentirte, ella volverá pronto…

Fui decidida sobre su cuerpo, su verga seguía tiesa y si no había acabado aún era solo porque su esposa era una excelente tiempista y sabía cuándo hacer una pausa, tomé su verga entre mis dedos para asegurarme que estuviera bien dura, me paré con las piernas a su lado y bajé lentamente, mi concha estaba afiebrada de deseo y el placer fue supremo cuando su gorda cabeza acarició mis labios, la humedad que tenía hicieron sumamente fácil la penetración, era tan larga que rápidamente hizo tope el fondo de mi sexo, a pesar de quedar un gran tramo por comer. Empecé a balancearme sobre él, una y otra vez, que placer, acariciando mi clítoris, era imposible comerla toda, me dolía en lo profundo pero el dolor era placer, me mordía para no gritar, pronto me olvide de su esposa, como fuegos de artificio los orgasmos empezaron a explotar en mi interior, quería que me llenara la concha de leche…

Un golpe en mis cachetes me hizo perder el ritmo, giré, a mis espaldas estaba nuevamente ella con ese rostro áspero, se había colocado un arnés con un juguete plástico tan ancho y tan grueso que hacía ver la gran pija de Salvador como de juguete, mis ojos se exaltaron cuando ella comenzó a acariciarme por atrás, salté como un resorte, yendo al costado de la habitación para poner mi cola contra la pared, exclamé amenazante:

Ni se te ocurra!

Ella miró y rio con una carcajada:

Tranquila mi niña, no es para ti…

No entendía sus propósitos, pero ella se concentraba en untar con lubricante el temible consolador, quedé atónita cuando la vi acercarse a su esposo y el levantar ambas piernas para recibirlo, Corinne apoyó la pija plástica en el culo de Salvador y empezó a empujar, y empujar, y empujar, y empujar, el rostro de ambos se iba transformando poro a poco, el con una mezcla de entrega, placer y dolor, ella una mezcla de absoluto dominio y poder.
Con timidez me fui acercando, no entendía como el culo de ese hombre podía devorarse semejante aparato, poco a poco fue desapareciendo de mi vista hasta enterrárselo casi todo, la hermosa verga de Salvador se mecía erecta de lado a lado, sus testículos lampiños brillaban en el cuarto, ella disfrutaba rompiéndole todo el culo, parecía poseída, el contenía sus gritos, era todo muy loco, ella me dijo sin dejar de dársela por el culo:

Dale! chupásela toda, démosle más placer…

Y fui sobre él, sostuve con firmeza su enorme pija, comencé a chupársela lo mejor que podía, era tan gorda que casi no cabía en mi pequeña boca, el me sujetó con fuerza, me inmovilizó, mis ojos alcanzaban a ver todo el largor de su verga, sus bolas y más abajo aun el ancho juguete penetrándolo sin piedad.
Las manos de Corinne dejaron el juguete que ya estaba totalmente adaptado al culo de Salvador y vinieron a acariciar mis cabellos, luego presionaron un poco hacia abajo, y un poco más, llegó a un punto que dejó de ser gracioso porque la verga de su hombre comenzó a molestar en lo profundo de mi garganta, quise aflojar pero sus brazos trabajados en el gimnasio tenían mucha fuerza, empujó más, y más, protesté como gimiendo, pero no había caso…

Las lágrimas comenzaron a saltar de mis ojos, la saliva a chorrear de mi boca, más y cada vez más, ella no paraba, no dejaba de romperle el culo, no dejaba de empujarme, no podía evitarlo, poco a poco me obligó a comerle toda esa verga, centímetro a centímetro me llevó hacia abajo, una mezcla de lágrimas y saliva habían impregnado el cuadro, me estaba asfixiando, sentí mi garganta abrirse, al fin mi pera hizo tope en su abdomen, era increíble, la pija que no había entrado en su culo, que no había entrado en mi concha, había entrado en mi boca.

Ella no se detendría, mi nariz estaba contra sus testículos, centímetros más abajo él era penetrado con rudeza, Corinne seguía empujándome, me costaba respirar, Salvador se preparaba para acabar, lo sentía gemir, lo sentía contraerse, lo sentía venir, quería salir, no podía…
Una catarata de leche caliente invadió mi interior, con fuerza, arrasando todo a su paso, la comunicación entre garganta y nariz se hizo evidente, como si tuviera un resfrío, el semen que me había llenado comenzó a salir hacia afuera por mis fosas nasales, no podía evitarlo, parte fue e mi estómago, parte chorreaba de mi nariz, solo ahí me soltó, fue asquerosamente delirante, me tiré a un costado tosiendo y escupiendo, a recuperar el aliento, tenía esa horrible sensación cuando una traga agua en una piscina…

Fue mi inicio con ellos, había pasado límites que jamás creí pasar, tiempo después hablé con mi vieja amiga Lidia, ella me confesó que había transitado el mismo camino que yo y que se había hartado de los juegos peligrosos de Corinne, pero por mi parte, creo que encontraron la horma de su zapato, me encanta cada tanto compartir mi sexo con ellos, preparada a cada paso para una nueva locura de esa mujer.



Si eres mayor de edad puedes escribirme con título ‘SALVADOR Y CORINNE’ a [email protected]

Otros relatos eroticos Trios

Cuidado con las amigas de sus novias, lean lo que me paso full bien
Relato erótico enviado por mordot el 30 de January de 2009 a las 23:17:36 - Relato porno leído 128346 veces
Me puse de acuerdo con mi compadre y por primera vez comparti a mi esposa.
Relato erótico enviado por Rogelio Cortez el 29 de July de 2010 a las 00:59:26 - Relato porno leído 124795 veces

primer trio en familia

Categoria: Trios
DESPUES DE DIEZ AÑOS DE CASADOS COMENZAMOS A PROBAR COSAS NUEVAS
Relato erótico enviado por Anonymous el 01 de March de 2010 a las 00:16:23 - Relato porno leído 105146 veces
Como realice una fantasia con mi esposa, un amigo y el amigo de mi amigo
Relato erótico enviado por superiguana el 30 de May de 2012 a las 00:00:01 - Relato porno leído 99984 veces

la playa nudista

Categoria: Trios
Comencé a notar placer, pues su polla restregándose contra mi clítoris me hizo sentir algún que otro espasmo. Mire otra vez a mi marido. El se la estaba meneando mientras veía como me follaba Ramón. Aquello parecía gustarle. Seguro. Ramón tiene un buen cipote y sabía usarlo como debe ser. Yo levantaba mi culo para que penetrara más a fondo......mientras miraba a mi marido.
Relato erótico enviado por coronelwinston el 16 de March de 2009 a las 17:00:00 - Relato porno leído 99716 veces

Publica en tu muro de Facebook si te ha gustado el relato 'SALVADOR Y CORINNE'
Si te ha gustado SALVADOR Y CORINNE vótalo y deja tus comentarios ya que esto anima a los escritores a seguir publicando sus obras.

Por eso dedica 30 segundos a valorar SALVADOR Y CORINNE. dulces.placeres te lo agradecerá.


Comentarios enviados para este relato
Este relato no tiene comentarios

Registrate y se el primero en realizar un comentario sobre el relato SALVADOR Y CORINNE.
Vota el relato el relato "SALVADOR Y CORINNE" o agrégalo a tus favoritos
Votos del Relato

Puntuación Promedio: 0
votos: 0

No puedes votar porque no estás registrado

Online porn video at mobile phone


relatos porno de amor filial miradas seductorasporno relatos. a mi esposa chantajean por andarmi prima kim 5.5x favor quiero tu cola madurasrelatosrelatos mi hermano mayor me desvirgino soy mujerhermano hermana cocaina relato pornorelatos mi suegra grita me matas con esa vergotarelato erótico es un trío con mi esposa y el tipo le dijo que se quería quedar el condón para acabar adentro ya le digo que sí y está embarazadorelato erótico chantaje a mama para aprobar a su hijo en el examen[email protected]narraciones de madrinas cojiendose a ahijadostenia la panocha mojada de las ganas a los 11 relatos pornocuento erotico me lleno la boca de lechesus pujidos de mi vieja relatoRodillas lastimada y culeo xxxrelatos porno gay . montame como a una perrasobrino lactando de mi teta relatos eroticossemental de mi familia relatocomo hago para dormir a mi mujer u hacerle analmujeresfinter apretando glanderelatos eroticos no puedo ser infielrelatosporno eroticos piedra papel o tijera 2le baje la bombacha a mama relatos calientesempa0Š9adoWww.relatoporno.colejialaviolada.comnovatocornudoRelatos eroticos mecojieron varios amigos demi maridowww.con xxx relatos vendieron mi virginidadrelatoseroticostiasrelato ayyyy negro me arde el culo sacalo ayyyA mi sobrina le esta saliendo vello pubicorelatos pornorelatos me desvirgaron en el microrelatos unas estudiante muy putasQue vajina mas rica bbulba exitadarelatos porno quiere puras grandes y gruesasrelato erotico sere aplastado por esa gordarelatos.de.pendejos.gorriadosmi cu0Š9ada gorda quiereq mela folleexperiencia gay con mis cunados entriorelatos mi novio me hace hasta orinarme de las cogidasme cogio en el autobus relatosrelatos erotlcos fedesvirgandome solitaminimacho insaciable relatos de madurasrelatos eroticos dilatador castigorelato erotico como me exibo ante el amigo de mi esposo segunda psarterelatos erpticos mi hermano todorelatos transexualesRelatos me gustan grandesamisobrina le encanta votar en mi pollaRelatoseroticosdeniñerasembriagada ydesvirgada por todos lados relatosRelatos eróticos le rompieron el culo a mir esposa por borrachatodorelato violada estando borrachagangbang a mi esposa Timida relatosRelato lesbo sobrina y tia veteranaun hembron con unas tetas grandes historia eroticarelatos eróticos feo pero vergudomi viejito de 60 me rompe el culo relatostranxesuales gimen mientras chupan negras vegarelatos de erika garzarelatos d jovenes desvirgados por la porterawww.esposa en minifalda y tacones de aguja relatorelatos ana karina(caperucita roja)relatosporno ninavirgenrelatos eroticos de caballos cogiendomeporno relatos. a mi esposa chantajean por andarseñora vestido entallado caderas piernotas relatosRelatos de orguías familiar Relatos pornos de ninitas chiquitas que ricas son las colegialesporno evelyn violada por un obrerorelato porno en el rancho con mis tres hermanasrelatos eroticos lesbicos fui al bolinche y la encontrerelatos eroticos de mujeres casadas que tienen relaciones con hombres que no sonsus maridos.soy sirvienta gorda 65años y follo jovenes relatos eróticosrelato erotico abusada en el barrelato erotico interracial con un imigrante de colorcuñada plata relatosfptos mujeres relatos calientesRelato erotico mi esposa aprende ecuestrerelatos pamela con don gus