Categorias

Relatos Eróticos

Lo más buscado

Ultimas fotos

Photo
Enviada por sementalx

Photo
Enviada por Dulces.placeres

Photo
Enviada por keta


Asistiendo a mi esposa enferma

Click to this video!
Relato enviado por : Anonymous el 10/06/2013. Lecturas: 3377

etiquetas relato Asistiendo a mi esposa enferma Confesiones .
Descargar en pdf Descarga el relato en pdf
Resumen
Estábamos recién casados. Era un sábado de carnaval y mi esposa se enfermó de un resfriado. Me decidí a curarle y al hacerle baños de asiento. Estando en eso, nos excitamos de tal manera que terminamos en una culiada de locura. Le hice de todo. me degeneré con ella.


Relato
Asistiendo a mi esposa enferma
Estábamos recién casados. Era nuestro segundo día juntos en casa y mi esposa empezó con un resfriado que rápidamente la afectó hasta el punto de tener que estar en cama todo el tiempo. La verdad es que eso nos ponía tristes pues ya habíamos planeado salir. Era un sábado de carnaval y queríamos ir a bailar y a pasarlo bien los dos.
Tengo un amor inmenso por Linda y no soporto verla sufrir. La verdad es que entre algunos medicamentos y consejos de otras personas, trataba de mejorarla como podía. Noté que su piel tenía algo de temperatura y le pedí que se pusiera en la cama de costado y en posición fetal. Estando así, le levanté un poco la pierna para poder meter en su cola un pequeño termómetro de vidrio. El suspiro de ella cuando le entró el instrumento me puso al palo de inmediato.
Yo sostenía por el pié su pierna levantada y podía ver claramente la rosada flor de su colita que se afanaba por apretar el tubo de vidrio. No me pude contener y le froté mis dedos en su bizcochito que de inmediato se humedeció como pidiendo que le hiciera más.
Nunca la había penetrado por la cola y bromeando le dije que eso del termómetro era casi lo mismo, a lo que ella respondió entre risas “Sí. Solo que con un diámetro algo diferente, verdad? “
A los pocos minutos retiré el tubo y vi que tenía algo de fiebre. Tenía que hacer algo, más allá de mi calentura.
Recordé que en un libro de medicina oriental había leído sobre lo ventajoso que resultan los baños de asiento para ese tipo de afecciones. De inmediato armé todo en una habitación como para hacerle ese tratamiento. Desnudé a Linda y la senté sobre una antigua silla esterillada poniendo debajo un recipiente con agua hirviendo mezclada con malva y otras hierbas medicinales. Mientras el vapor la envolvía, la tapé toda con una manta que llegaba hasta el piso.
Mis preocupaciones por ayudarla hacían que me olvidara de todo. Siempre estuve y estoy profundamente enamorado de ella. Me impacta y me cautiva su belleza de mujer simple y dulce. Linda se dejaba hacer de todo. Mientras la controlaba en ese tratamiento de vapor, miraba sus pequeños y delicados pies que apenas alcanzaban el piso, a cada lado de la silla casi con la punta de los dedos, y un estremecimiento de excitación me recorría el cuerpo. No lo pude evitar y metiéndome bajo la manta comencé besarla en los pechos que de inmediato se pusieron con sus pezones duros. Con mis manos recorrí hacia abajo su figura llegando a sus muslos, por lo que procedí a separarle un poco las piernas y allí mismo donde estaba sentada; empecé a disfrutarla chupándole su rica almeja. Entre bromas le dije “voy a sacarte todos los males con mi boca”. Linda sonrió y elevó las piernas a la vez que las separaba aún más. Puso sus pies sobre la silla y con sus piernas abiertas ya al todo se sujetó contra sí las rodillas, ofreciéndome así los labios de la concha y el agujero de su culo como para que yo pudiera comerlos y disfrutarlos en un cunnilingus de ensueño.
Ya la lujuria me dominaba. Con mi lengua escarbaba primero en su pequeño agujero anal y después subía hasta la vagina, separando con mis dedos los labios. De esta forma podía chupar su clítoris que ya estaba a mil y además meter la lengua como si fuera una sonda en la tibia cueva de su almeja.
Linda suspiraba y gemía de placer sobre la silla en una posición que si bien no era la más cómoda, resultaba totalmente sensual y adecuada para disfrutar de una inolvidable sesión de sexo oral.
A los pocos minutos de práctica, mi esposa parecía querer explotar, y desesperada empezó a pedirme que la ayude para acabar. Con pequeños gritos entrecortados y gemidos de placer, me suplicaba por un orgasmo.
“Ayy qué rico, mi vida!!! Comeme la concha por favor!!! Qué calentura que tengo…Metéme los dedos, dale!!! Haceme una paja que quiero acabar, por favor, dale!!! Mi amor, Ayudame, estoy muy caliente…meteme tu dedo en la cola, asi, así, qué rico…ahora, dale, estoy acabando!!! Sí.. que divino!!! Ahhh, por favor, así, así…Uyyy que bueno, que rica pajota me hiciste, mi vida. Te amo!!!”
Linda se había contenido para no gritar muy fuerte pues la casa de al lado estaba muy pegada, y el matrimonio que allí vivía seguramente podría escuchar las exclamaciones de placer.
Ahora mi calentura había llegado al máximo y tenía que venirme con todo. Decidí rápidamente que lo mejor sería una lluvia dorada de mi reina. Asi es que en esa posición en que estaba, Linda dejó salir su potente chorro de orina que cayó generoso sobre mi boca, mi cara y en el pecho, mientras con mis manos en la poronga solté varios chorros de leche, logrando una acabada de novela.
Qué enorme placer sentir que ella me mea la boca. Me vuelvo loco. Como siempre, con mi lengua le sequé prolijamente su bizcochito y limpié el agujerito de su culo. Es que siempre me gana la excitación. Mientras recuperaba fuerzas la levanté en mis brazos y acostado de espaldas la invité a sentarse encima de mío.
Linda se acuclilló sobre mí como para sentarse y dejó que mi pija se le enterrara en la concha, mientras dejaba escapar un gemido de placer. En esa sugestiva pose abría muy grandes sus ojos color café y se tomaba el pelo como si tuviera una gran preocupación. Apoyando sus rodillas a cada lado me enloquecía haciendo un movimiento como batiendo sus caderas.
La cabeza de mi poronga ya estaba latiendo por la calentura y eso la ponía más frenética.
Ya la conozco. Se qué es lo que viene después. De inmediato comienza a subir y a bajar. Se sostiene de mi pecho, luego se tira hacia atrás y se apoya en mis muslos. De inmediato deja de estar arrodillada y se apoya con sus pies tomándose de los barrotes de la cama y hace como si cabalgara. Mi pija parece un émbolo que le entra y le sale. En esa posición y a los gritos, acaba como loca.
Mi tratamiento como enfermero dio resultados satisfactorios.

Otros relatos eroticos Confesiones

mi madre la puta de mis amigos1

Categoria: Confesiones
Mi Madre, a sus 42 años, es una hembra que está rebuena. Mi Padre, un pobre idiota. Así que una noche decidí darle marcha a ella con mis amigos, mientras mi padre miraba..........
Relato erótico enviado por domo54 el 12 de December de 2008 a las 11:35:56 - Relato porno leído 220693 veces

un negro para mi esposa

Categoria: Confesiones
UN NEGRO PARA MI ESPOSA.

DESPUES DE CAER EN LA RUTINA, CUANDO AFORTUNADAMENTE ME ENTERE DE LAS FANTASIAS DE MI ESPOSA, SUPE QUE NECESITABA UN NEGRO PARA NI ESPOSA
Relato erótico enviado por Anonymous el 30 de March de 2009 a las 23:47:21 - Relato porno leído 165809 veces

mis primas virgenes

Categoria: Confesiones
Nos encontrábamos mi mejor amigo Jhon y yo en una finca con toda su familia de el y la mía pasando las fiestas de Nuevo año
Relato erótico enviado por antonio el 27 de December de 2005 a las 12:20:37 - Relato porno leído 148258 veces

la nueva sirvienta

Categoria: Confesiones
Era un día normal, común y corriente, yo regresaba de la prepa, yo soy un chavo moreno, alto, con buen cuerpo, bien dotado y muy atrevido, no tengo novia y ese día fue uno de los mejores en mi vida
Relato erótico enviado por Anonymous el 29 de August de 2008 a las 13:06:42 - Relato porno leído 144877 veces

por el perreo comence

Categoria: Confesiones
Mi nombre es Alicia, y hasta no hace mucho mi familia, y yo desde luego vivíamos en un retirado pueblo, en el que apenas y nos enterábamos de las noticias, ya que ni tan siquiera llegaba la señal de la Tele. Por lo que cuando nos mudamos a la ciudad, lo que más me impresionó fue el baile del perreo
Relato erótico enviado por Narrador el 04 de June de 2012 a las 23:00:35 - Relato porno leído 103513 veces

Publica en tu muro de Facebook si te ha gustado el relato 'Asistiendo a mi esposa enferma'
Si te ha gustado Asistiendo a mi esposa enferma vótalo y deja tus comentarios ya que esto anima a los escritores a seguir publicando sus obras.

Por eso dedica 30 segundos a valorar Asistiendo a mi esposa enferma. te lo agradecerá.


Comentarios enviados para este relato
Este relato no tiene comentarios

Registrate y se el primero en realizar un comentario sobre el relato Asistiendo a mi esposa enferma.
Vota el relato el relato "Asistiendo a mi esposa enferma" o agrégalo a tus favoritos
Votos del Relato

Puntuación Promedio: 0
votos: 0

No puedes votar porque no estás registrado

Online porn video at mobile phone


www relatos de padrino cojiendo haijadas puticas conrelato del manipulador.. xxxrelatos eroticos gratis mi hermano me espia mi cuarto ya que tiene una cotina como puertahombre violado se hizo gay relatoLa subasta 3 venta de perritas relato eroticorelato anal poporelatos porno mi madre me pilló follando con una ovejame violaron entre tes y me rompieron el culorelatos mi comadre se acosto con mi hijono pense que me dejaria follar relatosuegra le abri el culo borracha eroticoRelato sexo Dame Düro y rico hijoEchamelo todo papi en la boca o las tetas mmm que ricorelato gay don miguelgratis lesbianas anal escat relatoslla vendedora de caramelos relato eroticoMi papa me arrrima su pene en el ano relatosrelatos de novatocornudo xxxme calente con el pajero de mi sobrinorelatos eroticos mmm si papisexorelato mhmrelatos eroticos señora se rompio el condonla hijita de la almacenera relato eroticorelatosXXXRealesrelatos pornos de cm cogieron mi madre y sus cuñados en la fincarelatos eroticos lactancia compadrechupane la verga que rico sentirlarelato cachondo ke rico asi asi aaaaaa.mmm metela mmmmmelirelato+con+foto+insestowww.sobrina culiando con el tiorelatos eroticos pregunto a esposa si quiere cojer con amigo vergudo trio www nvideos.comrelatos eroticos de cholitas xxxrelatos incestos incluyan fotosrelatos follada por mi amigo de camerunse hace la dormida para que la follerelatos planeamos follar con mamahistorias eróticas me coji al nino robertito y su papa se enteroRelato desnudo nadando en la piscinaRelatoporno padrino dale a mi mama está necesitadadale partime relatos pornopornos de cojiendo con mi hermana papa mi prima y sus mascotas caninos y equinosrelatos mama e hija probandose calzonesreato erotico le pedi a mi esposo hwcer un trio con mi hermanole pedi a mi esposa que se emborrachan para cogerla entre variosHistoria sexuales don ramon y la mujer casada sumisa parte2 relatorelatos de señora casada q tuvo sexo rico con su ajardinero y la cojio hasta por el anoperverti a la puta de mi secretaia relatos pornorelato eroticos la señora dora ( abuela caliente parte 2)RELATOS PORNO Argentina: Siiii yo soy tu putaaa asíii cogemeeeRelatos de como desvirgue del culo a mi profe y a su hijavivo para servir a todo viejo cogelon 3relato erotico me secuestraronrelatos cadadas mi marido me esta pervirtiendopicana electrica vagina pezonesrelato de la rompe un negrorelatos de sexo con maduros y madurasme desvirgo un paraguayo relatoPerdí mi virginidad por dinero casos eroticoslectura erotica morenas maduras missesprima cuenta su relato cuando la follo su primo cuando iban a un bolicheperro vergudo cojiendo mama hijas zoofilia relato xxxrelatos de casadas estrechas abiertas por grandes vergasentre a botar la basura y me la folle relatosVer relatos ingesto mi hermano menor medesvirga mientras dormimosrelato cuando cogimos mi novia y yomi hija me invita amamarsela asu esposo relatosporno de mujeres violadas por el mitesme coji a mi nuera y la ebaracerelatos de mujeres desesperadas por penes zoofilicadme gusta que me masturven en el autobusmi suegro reventó mi culito virgenrelato cogeme siii ahh pucha verga caliente aprietas rico mmm